Descubriendo un mundo nuevo (Parte 2)

trio-bdsm

Entramos en un cuarto un poco más íntimo y discreto, y ahí, Roberto es cuando se abalanzó hacia mí y comenzó a retorcer su lengua con la mia, para darme el morreo más salvaje, sensual  y apasionado que jamás haya recibido por parte del sexo opuesto.

Nos tumbamos en la cama y nos metimos mano. Nos masturbamos y nos llenamos de fluidos, tanto suyos como míos, y nos relamimos todo lo que pudimos y más. Sabía que íbamos a estar toda la noche follando, y eso me ponía más cachonda todavía.

En un momento de parón, me fije en unos armarios muy adornados que contenían fustas, cuerdas y todo tipo de instrumentaría para hacer guarrerías al más puro estilo Sr. Grey.

Nunca pensé que me iba a suceder una historia así, pero cuando ví que Roberto se levantaba y me estampaba su pene en mi boca hizo que me calentara y se la empezara a comer… ¡Dios, como no me controle me corro!

Entre chupada y chupada le pregunté por todos los juguetes que nos rodeaban y me preguntó si estaba dispuesta a que me atara y me follara duro. No dudé puesto que estaba cansada de los polvos mediocres que un chulito de discoteca acostumbraba a darme.

Lo primero de todo me desnudó. Se deshizo de mi micro vestido de un tirante con lentejuelas y mis medias con liga.  Me acomodó encima de su polla, mientras me ataba las manos detrás de mi espalda y me vendó los ojos para darle más excitación.

Después de dejarme bien húmeda por tener su enorme pene en mi vagina sin moverse me lo quitó, cual padre le quita el caramelo a un niño. Me tumbó y me comenzó a fustigar con un látigo y me hizo gemir a más no poder, hasta que me penetró y me dio muy duro.

Antes de corrernos, entró una chica. Nos preguntó si se podía unir, y yo ya estaba dispuesta a todo.

Mientras ella me comía todo mi ser reproductor, y notaba su lengua húmeda y viscosa en mi clítoris, Roberto no paraba de fornicarme…  Y así fue toda la noche, yo dando amor, el dando amor y ella dando amor…

Desde este pasado sábado, no soy la misma, y tan solo pienso en follar y quedar con Roberto para que me enseñe más de este pervertido y placentero mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *