Fetiches y otros datos que descubres al trabajar en una línea erótica

linea erotica cleopatra escorts madrid

Todas las que hemos trabajado en una línea erótica hemos podido conocer de primera mano los fetiches de hombres y mujeres con gustos muy diversos y variados. Probablemente, al igual que otras profesionales del sexo, como las Cleopatra escorts en Madrid.

Trabajar en una línea erótica te permite ganar dinero de una forma bastante sencilla. Incluso, te permite trabajar en pijama, aunque, cuando hables con el cliente, siempre le dirás que llevas medias de rejilla y zapatos de tacón, o que, en pleno invierno, estás tumbada en el sofá sin nada más puesto aparte de tus bragas de lencería fina. Y esto te permite pagar el alquiler, estudiar, vivir.

Desde peticiones como la descripción de nuestros pies hasta preguntarnos si estamos embarazadas… deseando que lo estemos. A continuación , te contamos algunos de estos fetiches y distintas peticiones a las que nos hemos enfrentado quienes trabajamos o hemos trabajado en este negocio.

¿Tienes 18 años?

Muchos clientes buscan a chicas con la mayoría de edad recién cumplida, o bien, jovencitas de 20 y pocos años que estudien en la universidad. Incluso llegan a interesarse por los estudios que estás cursando, cuántos años te quedan, con quién vives, o si has tenido, en alguna ocasión, una experiencia sexual con una amiga a raíz de las famosas fiestas universitarias.

También es posible que te lleguen a preguntar si eres menor de edad. En ese caso, hay que poner el freno al cliente, dado que la línea erótica prohíbe, obviamente, relaciones de pederastia -aunque sea ficticia-, de violaciones o de violencia -que nada tiene que ver con prácticas sadomasoquistas-.

¿Eres extranjera?

Otro fetiche habitual está relacionado con mujeres africanas y con asiáticas. Muchos clientes quieren mantener relaciones sexuales con chicas exóticas y piden que describas tu apariencia física.

¿Estás embarazada?

Algunos clientes desean escuchar los gemidos de placer de una mujer embarazada. Y nos piden que describamos nuestra redonda y enorme barriga que, esperan, sea de entre 6 y 8 meses.

Los clientes…

La mayoría de clientes habituales de una línea erótica son personas que trabajan en horarios nocturnos. Porteros, vigilantes, taxistas… Generalmente, oscilan entre los 30 y los 40 años. Y aunque, desde luego, hay mujeres que llaman, la inmensa mayoría son hombres.

En ocasiones, también se reciben llamadas de personas que desean hablar sobre problemas sexuales o de otro tipo, a causa de que no tienen con quién hablar de su día a día. En estos casos, la profesional se mantiene activa en la conversación y amable con el cliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *