Llegan las Navidades y, con ellas, los numerosos amigos invisibles que nos vemos obligados a realizar. Sin embargo, es posible darle la vuelta y convertirlo en algo divertido. Por ejemplo, ¿qué te parece si regalas algo que puedas comprar en una sexshop?

Sin embargo, recuerda que es muy importante que personalices tu regalo teniendo en cuenta la persona que te haya tocado. Por ejemplo, aunque existe la posibilidad de hacerle un regalo de esta índole a alguien de tu oficina, te recomendamos que no sea un cargo superior ni la persona más recatada de allí. De lo contrario, podrías terminar quedando mal, muy mal. Y si una persona pasa vergüenza por tu regalo, se sentirá ofendida y lo recordará.

Sin embargo, entre amistades o compañeros y compañeras con los que tengamos mucha confianza y buen trato, el regalo sacado de una sexshop puede ser una buena opción y, además, muy divertida para todos.

Regalos divertidos

         Campanas en las que se puede leer “ring for sex”.

         Huchas con forma de pene.

         Tazas con el mensaje “I love sex”.

         Llavero de conejito con un pene inmenso.

         Baraja de póker: todas las cartas tienen forma de pene.

         Un dado con posturas del kamasutra en lugar de números.

         Un jabón de manos con forma de pene.

Golosinas dulces y picantes

         Piruletas con forma de vagina.

         Anillos dulces que se pueden poner en el pene.

         Piruletas con forma de pene.

         Golosinas y chocolates con forma de pechos femeninos, vaginas y penes.

         Tangas comestibles.

         Chocolatinas con las posturas del kamasutra.

Vibradores discretos

         Vibrador con forma de rizador de pestañas.

         Vibrador con forma de pato.

         Vibrador con forma de pintalabios.

         Vibrador con forma de cupcake.

Estos últimos son una opción que darán un toque de complicidad al regalo si avisas de antemano a la persona en cuestión. Así, recibirá un juguete sexual, pero nadie lo sabrá, a menos que quiera descubrirlo abriendo la tapa. Por ejemplo, ¿quién se va a imaginar que ese cupcake es un vibrador? ¿O ese lápiz de labios?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *