El “squirting” es una denominación inglesa que se utiliza para referirse a un tipo de eyaculación que pueden practicar las mujeres. La palabra “squirting” traducida al español  vendría a ser “salir a chorro”. Últimamente, se ha puesto mucho de moda esta práctica entre los jóvenes. Sin embargo, siempre ha estado allí, pero por falta de información poca gente sabía de su existencia.

Esta eyaculación femenina es la más placentera que puede llegar a tener una mujer. Es una sensación extrema que sólo algunas suertudas han tenido la oportunidad de comprobar. Simplemente, para poderla practicar hay que aprender su técnica.

¿Cómo hacer squirting?

  1.    Lo primero de todo, una tiene que estar cómoda para dejarse llevar, relaja tu mente y concéntrate en los preliminares. Si lo pruebas tu sola prueba a respirar lentamente unos minutos para despejar tu mente.
  2.    Disfruta del trayecto, no quieras tener prisa en llegar a la meta, disfruta de la experiencia sexual que estás teniendo en cada momento. Aprecia los besos, las sensaciones, los pequeños placeres… Enciéndete al máximo.
  3.    La lubricación es un punto clave para conseguir tu objetivo. Como más mojada estés más placentera y fluida será la penetración o la masturbación de tu zona G. Recuerda que tienes que conquistar tu zona G para llegar a hacer squirting, así que ponte manos a la obra y lleva tus dedos hacia dentro. Masajea la parte frontal del interior de tu vagina y notarás una textura rugosa que poco a poco se irá hinchando. Si lo quieres probarlo con penetración, hazlo con la posición del “perrito”, es la más adecuada para placer a tu zona G.
  4.    ¡No te olvides del clítoris! Recuerda que el “squirting” es el resultado de un placer combinado entre el clirorís y la zona G.
  5.    Ahora llega lo interesante, cuando estés suficientemente excitada, empezarás a sentir ganas de orinar. No te preocupes, no vas a orinarte encima, es una sensación falsa y significa que el orgasmo está por llegar.
  6.    Relaja la pelvis y aprieta los glúteos. Puedes hacer contracciones con la vagina para hacer que el “squirting” llegue más rápido y cuando ya no puedes más…  ¡Explotas!

Recuerda que no todo sale a la primera, así que si no lo consigues no desesperes, tarde o temprano llegará.

Si eres un hombre o mujer y tienes ganas de ver esta lluvia placentera entra en el siguiente enlace y descubre a muchísimas mujeres especialistas: más información aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *