Muchos estudiantes de tantra no saben lo que es realmente un auténtico masaje tantra. Esto es comprensible, ya que hay muchos operadores falsos que esperan complacer los instintos más básicos de la gente. Esperan vender un masaje erótico bajo esta bandera. No es un secreto que el tantra es un concepto muy comercializable, ponle delante la palabra «masaje» y tendrás una propuesta de venta aparentemente inmejorable.

Para empezar, hay que aclarar la diferencia entre un masaje erótico y un masaje tántrico. Un masaje erótico está diseñado para despertar al cliente sexualmente, y a menudo implica la manipulación de los órganos sexuales. No es nada más que eso. Os podéis imaginar la atracción que genera tal «servicio». Sin embargo, esto NO es un masaje tántrico.

Un masaje tántrico, por otro lado, se enfoca principalmente en la mejora de la salud y bienestar general. El hecho de que el bienestar sexual es parte del paradigma general de la salud se tiene en cuenta, pero la satisfacción sexual no es el objetivo principal de un masaje tántrico. Más bien, es un método en el que se añade un toque sensual a un antiguo ritual que conecta a dos seres humanos en todos los niveles. También permite que la mente del receptor se libere de los procesos mundanos que la preocupan durante un día normal, y que entre en un plano espiritual.

Cuando es realizado por un experto que ha sido entrenado por un maestro de tantra experimentado, el masaje tántrico tiene grandes beneficios físicos. El cuerpo es capaz de absorber y procesar el oxígeno de manera más eficiente, y la circulación sanguínea mejora drásticamente. Es importante destacar que el cuerpo es capaz de deshacerse de las tensiones musculares que son tanto los síntomas como las causas del estrés. A medida que el masaje tántrico progresa, muchos portales que antes estaban cerrados comienzan a abrirse. El portal de la intimidad sexual es sólo uno de ellos.

Cuando un masaje tántrico apropiado, basado en rituales, es administrado por una pareja amorosa, puede acercarlos de muchas maneras. En primer lugar, el receptor no está en modo «activo», sino que debe relajarse y «recibir» placer. Esto es extremadamente terapéutico. Si se hace consistentemente, el ser capaz de recibir de tal manera puede sanar muchas grietas de espíritu y psique que impiden el amor y la intimidad.

Por la misma moneda, la pareja que realiza el masaje tantra tiene la oportunidad de transmitir sensaciones placenteras sin esperar lo mismo a cambio. En otras palabras, él o ella aprende a dar sin reservas o expectativas, una habilidad es básica si queremos crear una relación íntima saludable.

En Sapphire Tantra Massage saben muy bien en qué consiste esta técnica y cuenta con un gran equipo de masajistas tantra Barcelona. Si quieres saber más sobre los poderes curativos del masaje tántrico, ponte en contacto con ellos. No hay razón por el que debas negarte a ti mismo -tengas o no pareja- esta maravillosa experiencia espiritual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *